De paseo por Asturias

Asturias es una de las tantas hermosas provincias españolas con lugares encantadores, en ocasiones aunque no lo crea pasan desapercibidos; no obstante, una vez al descubierto es casi inevitable no volver una y otra vez a recorrer sus acogedoras calles. A continuación se mencionan tres de ellas a manera resumida para que le quede de tarea descubrir el resto.

Ribadesella: la localidad tiene un centro histórico increíble, cargado de palacetes y angostas calles con balcones vecinos que hacen casi imposible no sentirse parte de aquella época. En agosto es popular el Descenso del Sella, muy concurrido para bajar el río con piragua, como dice Melendi en su canción.

Un buen plan es pasar por la Sidrería El Tarteru y saborear una copa con unas crujientes croquetas de queso de cabrales o el famoso cachopo, sirven raciones con las que fácilmente comen dos personas y delicioso. Muy cerca no debe dejar de ver la Cuevona de Cuevas, una increíble cavidad natural como un túnel y es de las pocas que puede ser transitada en coche, en el recorrido hay un arroyo y el sitio está lleno de estalactitas, estalagmitas y demás formaciones causadas por la erosión del agua.

Candás: es una villa marinera rodeada de acantilados, sus calles son laberínticas pero muy acogedoras. Se le conoce por ofrecer unas conservas gourmet maravillosas, las famosas Les Marañueles y platillos de mar para no dejar pasar. Su puerto y muelle dan una vista espectacular y un catamarán hace traslados hasta el Cabo Peñas. Desde la Capilla de San Antonio se ve una gran vista por estar justo en el borde del acantilado, al igual que ocurre en el faro cerca de ella.

Luarca: no es un pueblo blanco pero predomina dicho color en él.  Tiene dos capillas miradores, La Blanca en el este y al oeste la de San Roque; curiosamente si hay algo que no debe dejar de visitar a su paso es el cementerio, quizás el más bonito del Cantábrico. Se encuentra en lo alto frente a la costa y la brisa inunda el lugar con el olor de los pinos y la sal, de fondo se escuchan las olas golpeando los acantilados.

A algunos les parece romántico recorrer los 7 puentes que atraviesan el Río Negro, hasta terminar en el Puente del Beso, designado así en memoria de la antigua historia de amor de un pirata y la hija del gobernador. También es buen plan recorrer los jardines de la Fonte Baixa y relajarse en sus playas.

No debería existir impedimento para darse mimos en estos lugares, ni siquiera una avería en su vehículo. Con algunos clics puede localizar en línea un desguace de asturias, ahorrará tiempo y dinero para seguir su ruta por alguna de las joyas a orillas del mar Cantábrico.