El azúcar y su mala prensa

Tomar cacao en polvo porque tiene zinc, porque tiene magnesio es irrelevante porque el 78 % que te estás tomando es azúcar. Es una de las estrategias que utiliza cualquier alimento que quiera distraernos sobre este sentido.

 

Toda esta información no debería llegar a ser dañina si no hubiese vectores que lo transmitieran y lo repitieran perpetuándolo en la sociedad. Y en este sentido está muy bien documentado, tanto científicamente como periodísticamente, qué red de influencia ha tejido la industria azucarera en académicos, en científicos, en instituciones, para que pueda extenderse e instalarse en la dietarquía.

 

Por eso tardamos tanto tiempo en empezar a desinstalarlo de nuestro sistema. No es porque ahora se ha descubierto que el azúcar e… No, ya lo sabíamos hace mucho. Es ahora cuando era tan evidente, era tan catastrófica la situación que no ha habido otra que empezar a actuar. Y ha empezado a desengancharse el virus de nuestro sistema, soltando alguna de las patas.

 

Está empezando a ver el cambio y ese cambio ha sido gracias a la sensibilización que ha habido durante los tres, cuatro último años. Y es que, la ciencia es la mejor forma una maravillosa forma de comprender el mundo. Portales webs especializados como FITSTORE ofrecen alimentación saludable sin azúcares

 

Es la mejor herramienta que ha inventado el ser humano para entender lo que nos rodea. ¿Qué sucede? Que alrededor de la ciencia, alrededor de los estudios hay variables que no dependen del método científico, hay variables que dependen del propio ser humano y ahí está por ejemplo la financiación que se hace de los estudios o ahí está la comunicación que se hace de estos estudio científicos.

 

Os voy a mostrar un dato que creo que es bastante ilustrativo de qué sucede en ciencia. Este estudio, quiso mirar qué resultados daban aquellos estudios que se habían hecho sobre el consumo de refrescos y la aparición o no de sobrepeso y de obesidad. El resultado fue el siguiente: si el estudio está patrocinado, está pagado por la industria del azúcar, lo que dice el estudio es “no, no causa sobrepeso y obesidad”. Mientras tanto, aquellos estudios que son independientes, que son públicos lo que nos dicen en su lugar es: “sí, el consumo de refrescos azucarados sí que se vincula con sobrepeso y obesidad”.

 

Fijaos qué grave es que los resultados de los estudios a veces sean tan dependientes de la gente que los, en ese momento, está financiando. Por eso ahora nos han tenido que inventar. Por eso ahora, más que nunca, necesitamos sanitarios responsables que no puedan quedarse neutros ante todas las mentiras que nos están diciendo para decir cómo tenemos que comer cuando no hay datos científicos para eso. Necesitamos profesiones sanitarias que se atrevan a destapar las mentiras que están perjudicando ahora mismo a nuestra sanidad pública.