El temario, la base de un buen opositor

Cuando se preparan oposiciones contar con un buen temario es, seguramente, lo primero con lo que hay que contar. Pero, ¿cuáles son las características de un temario de calidad? Podríamos resumirlas en las siguientes:

-Completo. El temario tiene que contener todo lo que se pide en la oposición y que ha sido claramente especificado en la convocatoria. Ya sea de manera explícita en la convocatoria o ya sea remitiendo a alguna página oficial, los organismos públicos publican los temas que entrarán en la oposición. A partir de aquí, lo normal es que no haya un temario oficial, sino que las academias, las editoriales o los propios alumnos desarrollen su temario.

Es muy importante tener experiencia en el desarrollo de los temarios ya que nos encontramos con que muchas veces la cantidad de materia es tan vasta que es fácil perderse en detalles que no son importantes y separar el polvo de la paja se hace básico para lograr un temario adecuado.

-Conciso. A esto nos referimos cuando hablamos de separar el polvo de la paja. Aunque el temario tiene que contenerlo todo, es importante que lo haga de forma concisa, sabiendo ir a lo importante del asunto y sin perderse en muchas cosas que no son realmente necesarias ni van a ser material de examen.

La experiencia es la que acaba determinando esto, ya que las editoriales y academias especializadas saben cómo se suelen plantear los exámenes, que son tipo test para gran parte de los puestos, y por eso pueden decidir qué incluir y cómo incluirlo.

-Claro. La redacción de los textos del temario tiene que ser clara. No puede dar lugar a error y hay veces que una coma o la falta de un acento pueden cambiar el significado de un texto. Esto es algo que hay que tener en cuenta. El temario debe de facilitar el trabajo del opositor al máximo y nunca complicarle la vida.

-Bien presentado. Aunque pueda parecer algo menor, es importante que la presentación sea agradable. El tipo de letra o el espacio entre líneas son importantes, todo influye para que el opositor se encuentre más a gusto estudiando. Evidentemente, un temario no tiene por qué tener dibujos y fotografías, pero tampoco tiene por qué resultar complicado de leer.

Puedes encontrar temarios que cumplen con todas estas características y que están pensados para prácticamente todas la oposiciones en https://sescam.editorialcep.com.