Los detalles en una oficina tambien son importantes

mercamaterial.es foto 6

Aunque parezca una tontería contar con los detalles de una oficina es más importante de lo que pensamos, sobre todo de una en la que vamos a tener visitas continuadas de mucha clientela. Cualquier empresa sabe de lo importante que resulta cuidar su imagen precisamente por el hecho de que la gente se pueda ir o no contenta, pero no solo pasa con ciertas empresas si no con cualquiera que quiera lo mejor para su negocio. Digo esto porque no hace mucho que tuve que ir a una notaria, acababa de solicitar un crédito y tuve que ir a firmar ante notario, todo el que haya solicitado sabe de los papeleos que se deben hacer para formalizar la operación. Cuál fue mi cara de asombro que creo que hasta la chica de recepción me lo notó, cuando vi unos sillones más viejos que yo, con unas manchas que seguro eran imposibles de quitar, unas sillas medio rotas que para nada te invitaban a sentarte, la mesa del centro con un cristal que no podía tener más rayones, y ya los cuadros y venecianas mejor ni hablamos porque siento incluso vergüenza ajena.

¿Pero cómo se puede atender al público con semejante mobiliario?, la verdad que hasta un ciego lo ve, con lo sencillo que es llamar a alguien que te aconseja y sobre la marcha sin necesidad de cerrar te cambian todo. La verdad que en un sitio así no puedo creer que el dinero resulte un problema, yo le hecho más la culpa a la falta de tiempo en cuyo caso tampoco lo es ya que de la mano de internet y de cualquier web que se dedique a vender mobiliario de oficina lo tienen resuelto. Es tan sencillo como acceder desde el ordenador, y ver el catálogo que nos tienen preparado, yo lo sé de primera mano porque he podido amueblar mi casa en varias ocasiones de esta manera, no lleva apenas tiempo siempre tengas claro más o menos lo que quieres y no hay necesidad de tener así una oficina, aunque no lo crean echa a la gente para atrás, y en una ciudad donde hay mucha competencia no se debe andar uno durmiéndose en los laureles. Sin ir más lejos yo no me quise ni sentar supongo que se darán cuenta cuando el resto de personas hagan lo mismo.